Benvingudes sigueu totes les persones que visiteu aquest racó que augmentarà els seus continguts de mica en mica.
Bàsicament hi trobareu tots els escrits que jo, Cèsar Gimeno i Nebot, redacte sobre diversitat funcional, que és la denominació proposada pel Foro de Vida Independiente per anomenar la discapacitat, paraula que refusem per pejorativa.
En molts d'aquests escrits compte amb la impagable col·laboració de la meua companya i amiga Mar Dalmau Caselles.

dimecres, 20 de juny de 2012


ATRACO EN EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE CASTELLÓN

Señoría,
Este atrevimiento se justifica por la indignación que me ha producido el leer en prensa unos hechos que, a mi entender, son constitutivos de una violación de la legislación española en materia de igualdad y no discriminación hacia las personas discriminadas por su diversidad funcional. En este caso los hechos afectan a personas especialmente protegidas por las Corts, porque violan el estatuto del discapacitado, la ley de accesibilidad de la CV (ley 1/98), ley de accesibilidad al transporte en la CV (ley 8/2009),…
La noticia puede leerla en: http://www.levante-emv.com/castello/2012/06/17/cocemfe-resigna-elude-criticar-cobro-transporte-adaptado-discapacitados/913685.html
El transporte especial puerta a puerta es un servicio totalmente justificado y de una rentabilidad social sin precedentes. A él acceden las personas con limitaciones de movilidad física elevada que por la gran necesidad de apoyos generalizados que precisan no pueden acceder al transporte urbano general. Para ejemplarizar algunas condiciones que hacen precisa la utilización de este tipo de transporte (implantado en Valencia el 1 de julio de 1985) baste citar que por su patología muchas de estas personas no soportan el calor ni el frío que se pasa esperando el autobús en las paradas, en muchas ocasiones tienen dificultades para comunicarse oralmente, o movimientos incontrolados,....
Pues bien, según la noticia el Ayuntamiento de Castellón, en uso de libertad decidió prestar este servicio puerta a puerta mediante un concurso publico. A mi entender el servicio debía de haberlo llevado la misma empresa que lleva el transporte en autobuses urbanos de Castellón, como ocurre en Valencia. Las razones que adivino para que no fuera así me las callo, no es cuestión de entrar en ellas porque en ella se mezclan precios y derechos.
Lo que me ha indignado es el hecho de que se "obliga a pagar a cada usuario del transporte adaptado entre 15 y 60 euros mensuales en función de sus ingresos, aunque es gratuito para las personas sin recursos".
Eso en mi tierra es un atraco y una discriminación, por cuanto el precio del billete individual de autobús es 1.03 euros, el bono de 10 viajes vale 8.05 y el bono mensual sin limite de viajes 29.45 euros. Lo puede ver en : http://www.elperiodic.com/castellon/noticias/152770
Pero lo que me ha elevado la tensión hasta unos valores peligrosos ha sido leer: "De esta forma, las arcas municipales se embolsan 19.000 euros al año procedentes de 175 usuarios para que todos los castellonenses no tengan que pagar un servicio que sólo utiliza un colectivo concreto, según defendió la concejala de Bienestar Social, Carmen Querol, en el pleno municipal de la capital el pasado viernes."
No entiendo porque tuvo que pronunciarse la concejala de Bienestar Social cuando la cuestión, por la naturaleza del servicio, corresponde a la concejala de movilidad, Carmen Albert. Tampoco entro en valoraciones morales y éticas de las desafortunadas palabras de un representante popular, porque quiero pensar que son fruto de la improvisación de algún debate.
Por cierto, la ley de accesibilidad (1/98) y la de accesibilidad al transporte (8/2009) obliga a que los autobuses urbanos tengan dos plazas para silla de ruedas y en Castellón circulan autobuses (tres modelos de cuatro) con una única plaza para silla de ruedas. Usted me representa como elector y en esa condición le pido que pregunte al Consell porqué se han concedido  los visados y licencias para que esos vehículos que no cumplen la ley circulen.
En serio, si usted fuera un conductor discapacitado y acudiera con su vehículo a una ITV le aseguro que le mirarían hasta las neuronas de la adaptación y pondrían en el microscopio el certificado de adaptación de los mandos. A un compañero le hicieron volver porque le faltaba una escobilla del parabrisas, por eso no veo razonable que no se vea que a un autobús le falta el espacio para una silla de ruedas y los elementos de sujeción. Eso por lo que toca industria, supongo, que es quien lleva lo de las ITV.
Y por lo que toca a la consellería que lleva lo del transporte me extraña que se dé una licencia de circulación, o como se llame el papel, a un vehículo que no cumple las leyes que se aprueban en las Corts Valencianes.
Supongo que este atropello será motivo de que nuestra comunidad se vea nuevamente en los medios de comunicación como un lugar en que la protección de los derechos de las personas con discapacidad, aprobados por el legislativo, es escasa, frente a la tolerancia y comprensión que se tiene con quienes la violan.
En mi humilde opinión el coste del servicio de transporte puerta a puerta, objeto de la noticia, nunca debería de exceder del coste del servicio urbano, pagando el viajero en función del viaje y el tipo de título con el que viaja (billete simple, bono de 10 viajes o bono mensual). Otra cuestión seria el fijar el precio de la llamada al servicio, porque entiendo que este debería de hacerse a un número de teléfono gratuito 900.
Un saludo.
--
Vicente Valero

(Escrit adreçat pel sotasignant a totes les diputades i diputats de la Comunitat Valenciana, tant a les Corts Valencianes com al Congrés dels Diputats)

dimarts, 19 de juny de 2012


AMB CAMES QUE RODEN (43)

Sabem que són temps de crisi. Una crisi creada en instàncies llunyanes de les ciutadanes i ciutadans als quals més estan afectant les nefastes conseqüències d’aquesta. Apurant el nostre sentit de la solidaritat, com a persones no culpables d’aquesta situació, podem acceptar que són necessàries les «retallades» per eixir de la recessió econòmica que afecta tot el planeta; però no és just que sempre pague els plats trencats la ciutadania que té menys recursos.
El proppassat dia 3 de maig es va publicar al Butlletí Oficial de la Província de Castelló la normativa aprovada per l’Ajuntament de Castelló de la Plana per la qual les persones amb diversitat funcional hauran de pagar per usar el servei municipal de transport adaptat, servei que fins ara era totalment gratuït. Això suposarà per a cada usuari o usuària una mensualitat de 15 a 60 euros, segons els ingressos familiars, per l’ús habitual d’aquest transport o de tres euros per trajecte si se’n fa un ús esporàdic. A més, si el desplaçament és a un altre municipi, amb un màxim de 20 km, el preu serà de 15 euros.
Aquest mitjà de transport és essencial perquè les persones amb diversitat funcional realitzem les nostres activitats ja siga a l’àmbit acadèmic, laboral o d'oci –a banda de les relacionades amb serveis de salut- per la qual cosa la imposició d'aquesta taxa afectarà la quotidianitat dels que utilitzem habitualment aquest mitjà de transport adaptat ja que els ingressos de la majoria són baixos.
Des de l'Ajuntament de Castelló es justifica la mesura parlant d’igualtat distributiva, cosa que ens sembla molt bé. Però ja que parla d'igualtat, per què només ho fa a l’hora de fixar cànons i se n’oblida de fer real i efectiva la igualtat d’oportunitats, per exemple, en l’accessibilitat al servei d’autobusos -fins ara mateix gratuït per a pensionistes- al qual les persones amb mobilitat reduïda no tenim l’accés assegurat perquè, moltes vegades, les rampes que se suposa que adapten aquests vehicles no funcionen per manca de manteniment? Sense alternatives, les persones amb diversitat funcional tornarem a quedar excloses.
Mar Dalmau Caselles / Cèsar Gimeno i Nebot
(publicat al núm. 129 de VOX UJI. Juny 2012)


AMB CAMES QUE RODEN (42)

ELS EFECTES DE LA CRISI SOBRE LES PERSONES AMB DIVERSITAT FUNCIONAL
Aquesta crisi econòmica –però també de valors humans- que estem experimentant afecta a totes les persones, però evidentment sempre repercuteix de manera més punyent en aquells col·lectius amb més risc d'exclusió, i les persones amb diversitat funcional integrem un dels sectors de la població proclius a patir aquest risc.
Davant de les retallades que s'estan aplicant –i les que previsiblement s'aplicaran properament- que aguditzen encara més les dificultats de les condicions de vida de les persones amb diversitat funcional, el Grup de treball sobre discapacitat de la Fundació Isonomia va acordar en la seua primera reunió d’enguany treballar  durant aquesta anualitat sobre l’«Economia de la diversitat funcional».
Es planteja realitzar una publicació recopilant els relats que aporten les persones que col·laboren en aquest Grup, així com d’altres que vulguen fer-hi aportacions,  que podran remetre els seus testimonis per correu electrònic a l’adreça cesar.gimeno@uji.es. Les narracions, d’una extensió d’entre dos i cinc folis, hauran de contar fets relacionats amb l’economia que afecten la vida quotidiana de persones amb diversitat funcional, com poden ser els impediments en l'accés als llocs de treball; les dificultats per aconseguir prestacions econòmiques -ajudes, subvencions i beques-, els costos d'adaptacions i productes de suport i el seu manteniment; les despeses en cures i atenció personal, etc.
L’objectiu de la recopilació serà fer visible com afecta directament aquesta crisi i de quina manera impacta sobre les persones amb diversitat funcional, ja que sempre són molt més eloqüents les narracions en primera persona que les fredes xifres d’un informe econòmic puc i dur. Esperem les vostres aportacions.

Mar Dalmau Caselles / Cèsar Gimeno i Nebot
(publicat al núm. 127 de VOX UJI. Abril 2012)

dissabte, 16 de juny de 2012

SIMPATÍA POR EL DÉBIL

 No nos engañemos

Sábado por la noche. Me pillé la mano con la puerta de la cocina (soy muy propensa a los accidentes domésticos: soy sagitario y no tengo “conciencia de pericuerpo”). Me presenté sola en el hospital de Sant Pau porque mi compañero se quedaba a cuidar de mi hija. Me pasaron a la sala de espera. Allí había una niña, venga a llorar. Le pregunté su edad. Tenía 18 años, estudiaba en Barcelona, tenía una otitis. Llevaba dos horas allí. Su familia estaba en Girona. Yo sé que las otitis duelen muchísimo, he pasado alguna. Pero creo que también lloraba porque estaba asustada y sola. Me presenté antela enfermera. Le dije que por favor le dieran un calmante a esa chica. Me dijo que como enfermera ella no podía administrar nada sin autorización del médico. “¿Y dónde está el médico?”. “Ocupado, y aún puede tardar horas”. Y luego me miró: “Tú eres escritora, ¿no? Escríbelo. Cuenta cómo está la situación”. Y eso he decidido hacer.
Vamos a aclarar las cosas. No están haciendo recortes en sanidad porque la cosa esté así de mal, sino porque la sanidad es un gran negocio, y si se privatiza, al estilo de Estados Unidos, muchos se van a hacer multimillonarios.
Se podría recortar de muchas otras partidas.
Los toros se subvencionan: las fiestas taurinas nos cuestan 564 millones al año en subvenciones.
Los clubes de futbol también, de forma indirecta. Deben 750 millones a Hacienda y 11 millones ala Seguridad Social. De hecho, la UE ya ha propuesto investigar al fútbol español por presuntas ayudas del Estado.
Se podría eliminar los sueldos y pensiones vitalicias y prohibir por ley que los expresidentes cobren de la empresa privada a la vez que disfrutan de su pensión vitalicia: González y Aznar siguen sin renunciar al sueldo de 80.000 € mientras reciben altas retribuciones de Gas Natural y Endesa, por ejemplo.
Se podría prohibir que un político cobre del Estado y de la empresa privada: Acebes cobra del Congreso y de Iberdrola, por ejemplo.
Se podría recortar sueldos de cargos políticos. Si un ciudadano tiene que cotizar 35 años para percibir una jubilación, no veo por qué los diputados lo hacen a los siete, ni por qué no tributan un tercio de su sueldo del IRPF, como hacemos los demás.
Se podría endurecer las penas contra el fraude fiscal. El 72% de este fraude proviene de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, y dela banca. Ahorraríamos90.000 millones de euros.
Se podría eliminar el concordato con el Vaticano. El ahorro final estaría entre los 6.000 y los 10.000 millones de euros. Jesús predicaba la pobreza, y la Iglesia se debe mantener mediante las aportaciones de los fieles, como ya dijo el propio san Pablo.
Esa niña que lloraba en urgencias podría ser su hija. Peor aún, usted podría padecer leucemia. Y si la padeciera, un seguro privado no le ayudaría, porque los mejores especialistas están en la Seguridad Social. Lo sé porque se trata de una enfermedad que he vivido de cerca.
Usted que me lee: tome conciencia, por favor. El fútbol es un negocio. Los toros, una tortura. Los gastos del Congreso, un lujo innecesario. Las pensiones vitalicias, una enorme falta de ética. La fe es una opción. Pero la salud es un derecho.

Lucía Etxebarría
(publicat al Magazine de LA VANGUARDIA 10/05/2012) 

dimecres, 6 de juny de 2012

Jo ja he signat digitalment per recolzar la continuïtat del CD CASTELLÓ. Si tu tampoc pots anar-hi personalment a les meses, firma en aquest enllaç: http://www.salvemosalcdcs.com/firmaonline.html 
PAM, PAM, ORELLUT!!!!!     #SalvemosalCDCS    #CDCS