Benvingudes sigueu totes les persones que visiteu aquest racó que augmentarà els seus continguts de mica en mica.
Bàsicament hi trobareu tots els escrits que jo, Cèsar Gimeno i Nebot, redacte sobre diversitat funcional, que és la denominació proposada pel Foro de Vida Independiente per anomenar la discapacitat, paraula que refusem per pejorativa.
En molts d'aquests escrits compte amb la impagable col·laboració de la meua companya i amiga Mar Dalmau Caselles.

dijous, 17 de març de 2011

Ante los accidentes nucleares en Japón


La International Association of Health Policy y la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante los accidentes nucleares en Japón, tiene que señalar:


1) Son bien conocidos los riesgos para la salud de la energía nuclear tanto en la exposición aguda como en la crónica , ya que los efectos de las radiaciones son acumulativos. Los trastornos más frecuentes producidos por el exceso de radiación son el cáncer, las alteraciones gastrointestinales, afecciones de la médula ósea, así como del aparato reproductor (infertilidad, malformaciones, ...) y el debilitamiento del sistema inmunológico.


2) Los contaminantes radiactivos no solo actuan de manera inmediata sino que se depositan en el suelo y se incorporan a la cadena alimentaria (plantas, animales, etc) acabando por incorporarse al ser humano.


3) Se conoce también que la vida media, la duración, de los elementos radiactivos puede ser de centenares de años durante los cuales continuan produciendo problemas para la salud de los seres vivos.

4) La seguridad de las centrales nucleares es siempre relativa, ya que no se puede protegerlas de todas las contingencias posibles. En todo caso existe una amplia experiencia de la falta de información de las empresas y los gobiernos ante los problemas de las centrales nucleares y la tendencia a minimizar y/o ocultar los riesgos a la ciudadania, hasta que los problemas son incontrolables.

5) La idea de que existe una energia nuclear totalmente segura es una falacia y siempre deben de valorarse los riesgos potenciales y las consecuencias de los accidentes que, como sucedio en Chernobil y podria pasar en este caso pueden ser de una excepcional gravedad.

Por todo ello entendemos que debe de evitarse el uso de la energia nuclear, paralizar las nuevas centrales en construccion y evaluar la desinstalación de las que ya estan en uso, asi como potenciar de una manera decidida otras alternativas energeticas menos peligrosas y menos contaminantes, para no someter a la ciudadania a riesgos potencialmente muy elevados para su salud.

International Association of Health Policy
Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica

16 de marzo de 2011

diumenge, 13 de març de 2011

Greenpeace pide transparencia al Gobierno japonés ante la situación sin control en sus centrales

Greenpeace España pide al Gobierno socialista que salga de su mutismo ante el accidente nuclear

Reportaje - marzo 13, 2011
Greenpeace exige al Gobierno de Japón transparencia absoluta ante la grave situación en la que se encuentran los reactores de las centrales nucleares de Fukushima-Daiichi y Fukushima-/Daini, con graves problemas de refrigeración y desde los cuales se está vertiendo radiactividad de forma significativa y continua al medio ambiente.

Greenpeace quiere expresar su solidaridad con el pueblo japonés que, tras el terremoto y el tsunami, se enfrenta a una situación terrible en la cual el Gobierno tiene que ocuparse de la crisis provocada por los riesgos de la energía nuclear, en vez de concentrar todos los recursos para el rescate y socorro de las víctimas.

Al tiempo, la organización ecologista expresa su preocupación por la falta de datos y de transparencia sobre la cantidad total de radiación que se ha liberado, el estado exacto de la refrigeración en todos los reactores, y sobre el estado de seguridad de las piscinas de almacenamiento del combustible gastado. Éstas contienen materiales altamente radiactivos y están situadas fuera del edificio de contención, por lo que cualquier daño a estas piscinas podría liberar contaminación a la atmósfera. Por ello, Greenpeace pide al Gobierno de Japón que haga pública esta información de inmediato.

"A pesar de las declaraciones del Gobierno, la crisis en Fukushima es una carrera contra el tiempo y la situación claramente no está bajo control. Esperamos que se pueda evitar el peor de los casos, y que las autoridades sigan adoptando medidas urgentes para proteger a la población de la contaminación radiactiva que se sigue vertiendo al medio ambiente deliberadamente", ha declarado Jan Beranek, responsable de la campaña anti-nuclear de Greenpeace Internacional.

Los informes actualmente disponibles indican que están emergiendo nuevos problemas relacionados con la falta de refrigeración de, por lo menos, los reactores número 1 y 3 de la central Fukushima-Daiichi
. Según parece, estos sufrieron una fusión, por lo menos parcial, de las barras del combustible, que ha causado un escape de radiación que se ha detectado al exterior.

Es importante destacar que la unidad 3 usa un combustible formado por óxidos mixtos de uranio y plutonio (llamado MOX) que genera cantidades muy superiores de calor incluso después de que el reactor esté apagado, por lo que tiene mayores requerimientos de refrigeración que los de combustible de uranio convencional. En el caso en que se fundiera o se dañara el combustible MOX en este reactor, se liberaría una cantidad muy superior de gases radioactivos respecto a lo que generaría una misma cantidad de combustible normal de uranio en el reactor de la unidad 1.

“La situación es muy preocupante, y todo indica que todavía estamos lejos de poder solucionar esta crisis", ha concluido Jan Beranek.

Greenpeace recuerda que las centrales nucleares son una fuente de energía sucia y peligrosa, y siempre serán vulnerables a la combinación potencialmente mortal de un error humano, fallos de diseño y desastres naturales.


Pedimos al PSOE y al Gobierno español que salga de su mutismo ante el accidente nuclear de Japón y reaccione al mismo cumpliendo su compromiso de abandonar la energía nuclear y sustituirla por energías limpias, seguras y menos costosas”, ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace España.

Greenpeace pide el cierre progresivo pero urgente de los reactores nucleares existentes, y el abandono de todo proyecto de construcción de nuevos reactores nucleares comerciales. Los gobiernos deben invertir en energías renovables que, al contrario de la nuclear, son sostenibles, seguras, asequibles y fiables.



Notas:
Japón tiene un total de 54 centrales nucleares ubicadas en 18 emplazamientos distintos, que suman 47.000 Megavatios (MW) de potencia eléctrica instalada. En 2010, la producción eléctrica de origen nuclear en Japón fue del 29%. En el noreste de Japón, en la zona cercana al epicentro del seísmo, se han visto afectados por este terremoto los complejos nucleares de Onagawa (con tres centrales nucleares), Fukushima-Daiichi (seis reactores), Fukushima-Daini (cuatro reactores) y Tokai (un reactor). Las más cercanas a éstas son las siete centrales del complejo nuclear Kashiwazaki-Kariwa, ubicadas en la costa oeste, en el lado opuesto de la isla.

Precisamente el reactor Fukushima-1 es del mismo tipo que el de la central de Garoña (Burgos): un reactor de agua en ebullición (BWR), de General Electric, con contención Mark-1, conocido por sus grandes deficiencias de diseño.

El informe de Greenpeace Escenario de [R]evolución Energética en Japón (en inglés) demuestra que Japón puede abandonar la energía nuclear y trasformar su sistema energético gracias a las energías renovables y la eficiencia energética.
http://www.energyblueprint.info/japan.0.html